Regreso al futuro

Marketing / Publicidad
Escrito por bang, 21-10-2015
En muchos casos, un buen pronóstico del futuro será la clave para el éxito de un proyecto de publicidad.

Nos gusta imaginar el futuro. Nos gusta predecir lo que va a pasar y resumirlo bajo la etiqueta de tendencias. Nos gusta adelantarnos a los acontecimientos. ¿Cuántas veces hemos dicho “seguro que dentro de unos años todos los estaremos utilizando” o “a partir de primavera lo veremos en todas partes”? Somos visionarios, aunque muchas veces la conexión con el futuro no se acerca nada a la realidad.

En publicidad, marketing y comunicación es habitual predecir el futuro o, al menos, intentarlo. En muchos casos, un buen pronóstico del futuro será la clave para el éxito de un proyecto. Saber lo que va a pasar es sinónimo de reducir riesgos y de acotar las posibles situaciones futuras. En la literatura y el cine también han intentado imaginar cómo sería el futuro. Unos de manera más apocalíptica, otros más utópica y otros más tecnológica (todos sabemos que el futuro tiende a la innovación infinita). Hoy estamos de aniversario, ¡llega Marty McFly a nuestros días! Si llegara hoy de verdad, igual se desilusionaría un poco porque en la película todo había evolucionado infinitamente más.

En ‘Regreso al futuro’ los monopatines y los coches vuelan, los motores funcionan con basura y las zapatillas se abrochan solas, todo esto no nos resulta todavía familiar, incluso nos resulta algo lejano. En cambio, hoy sí vemos normal las escenas de la peli donde aparecen las vídeo llamadas (misión cumplida con Skype), las gafas multiusos (Google Glass o Oculus) o las imágenes 3D (no forman parte de nuestra vida diaria y no han evolucionado todo lo que se esperaba, pero aquí están.)

Como decíamos anteriormente, estamos de celebración. Regreso al futuro llega al presente y llega convertida en toda una marca. Lo que podría haberse quedado como una película, se ha convertido en un fenómeno que traspasa la pantalla del cine. Y hay marcas que también están de celebración porque, aunque no son Marty McFly,  también aparecen en la película. Pepsi ha sabido sacar partido a la fecha y ha lanzado una edición limitada del envase que aparecía en la película.  Nike se propuso sacar las zapatillas que se abrochaban solas a finales de año, aunque parece, por las fechas que son, que el gigante deportivo no ha dado en la tecla correcta.

Esta película nos lleva a una reflexión obligada: ¿Tenemos la tecnología, los medios y los conocimientos para haber evolucionado más? Probablemente sí. Sería poco arriesgado preguntarnos si es la industria la que paraliza este progreso. Tenemos las ideas y la manera de innovar, ¿cómo no hemos sido capaces de seguir evolucionando? El futuro es ahora.

 

Marta López. Copywriter.  

 

Fuentes:

Bolsamania.com.

Expansión.

Escrito por bang, 21-10-2015
© Bang! Branding. Todos los derechos reservados.